Síguenos en Instagram
Visita nuestro canal del Youtube
RSS de noticias de UNAD
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

Otras noticias |

La PrEP y el nuevo escenario hacia la prevención integral del VIH

Por Jorge Garrido, director ejecutivo de Apoyo Positivo y Alejandro Bertó, gerente de Adhara

Imagen de Tomasz Ryś vía Pixabay

El 10 de octubre de 2019 saltaba a los medios la noticia de la aprobación de la PrEP en nuestro país. Por fin, se dio el último paso necesario en la Comisión Interministerial de Precios de los medicamentos: un acuerdo favorable para la inclusión de este tratamiento en la cartera pública de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS). Así lo anunciaba Julia del Amo Valero, directora del Plan Nacional Sobre el Sida, en el transcurso del XI congreso de CESIDA (Coordinadora Estatal de VIH/Sida). Y es significativo que se realizase en ese contexto, ya que se trata de la reunión del principal movimiento comunitario de respuesta al VIH en España.

Sin embargo, antes de este anuncio, la situación de la pastilla preventiva estuvo bloqueada por la propia administración, la cual alegó diferentes motivos, que denotaban desconocimiento hacia el método preventivo del VIH y alimentaba el recelo de cara a su aprobación.

En este contexto, el camino hasta llegar al punto en el que nos encontramos no ha sido nada fácil. La PrEP ha sido una reivindicación histórica de la comunidad VIH y LGTBIQ+ en nuestro país desde que fue aprobada en Estados Unidos en 2012 y comenzó a demostrarse su efectividad y resultados en diferentes países. Y es que los últimos nueve años han venido marcados por un ritmo desenfrenado de avances que a comienzos de los noventa eran inimaginables.

Tras quedar implantado el concepto de “tratamiento como prevención -TASP-” se publican los resultados de los ensayos Proud e Ipergay con respecto al uso de PrEP y se acelera su implementación en EEUU y en casi todos los países de Europa Occidental y, tras conocerse las conclusiones del estudio Partner respecto al TASP, definitivamente se asienta la consigna “Indetectable=Intransmisible”, que será apoyada por los resultados del Partner 2 en 2019.

No obstante, pese a este marcado progreso en el ámbito de la prevención frente a la infección por VIH, en España se unen la falta de implementación de la PrEP durante estos años y el desconocimiento y reticencia por parte de gran cantidad de facultativos de informar sobre su existencia y beneficios, lo que limita sobremanera el derecho a participar en el proceso de toma de decisiones y el derecho a la autonomía del paciente.

Por ello, la acción social ejercida desde las organizaciones ha sido clave para avanzar. Desde 2016, el activismo y la promoción de la información sobre PrEP (profilaxis pre-exposición) en España comenzó a liderarse por la Plataforma “Gais contra el VIH”, formada por organizaciones del mundo del VIH que sentían la necesidad de informar a la población y a las autoridades sanitarias sobre este tratamiento. Desde esta plataforma se llevaron a cabo acciones informativas y reivindicativas realizadas por organizaciones como BCN Checkpoint (Barcelona), Apoyo Positivo (Madrid-Torremolinos), Adhara-Sevilla Checkpoint (Sevilla), CALCSICOVA (Valencia), Violeta (Barcelona) e Imagina Más (Madrid).

Desde entonces y hasta día de hoy, BCN Checkpoint ha cogido el testigo para liderar el activismo de la defensa de informar sobre la PrEP y su acceso. Siguiendo este modelo, varios centros comunitarios han realizado encuentros con personas y autoridades sanitarias implicadas para explicar y dar a conocer esta estrategia preventiva sin dejar de estar presentes en los grandes eventos de hombres gais, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (GBHSH), haciendo campañas activas de difusión, sensibilización y movilización de la comunidad. A nivel político se comenzó a realizar una gran presión, que, unida a sus medios y profesionalidad, consiguieron que BCN Checkpoint inaugurara el “PrEP-Point”, siendo el primer centro comunitario que participó en varios estudios mediante la dispensación y seguimiento de personas en tratamiento en PrEP.

Sin embargo, en otros territorios existen reticencias a la hora de permitir que las ong tengan un papel activo en los sistemas de información, dispensación y seguimiento de las personas usuarias de PrEP tal y como ocurrió en su momento con la implantación de cribados frente al VIH y otras ITG (Infecciones de Transmisión Genital) en entornos comunitarios. En este sentido, Andalucía ha sido desde el principio una de las comunidades más reacias a la implementación de esta estrategia, llegando incluso la anterior Consejería de Salud de la Junta de Andalucía a prohibir tajantemente citar la PrEP como estrategia preventiva en lecturas de manifiestos como ocurrió en el Día Mundial del Sida de 2018.

Una vez comenzado el proceso de acceso a la PrEP en España desde el pasado 1 de noviembre, está llegando progresivamente, no sin dificultades, prejuicios, desconocimiento y confusión, a algunas comunidades como Cataluña o Andalucía y próximamente a, entre otras, la Comunidad de Madrid a través de servicios hospitalarios especializados o centros especializados de Atención a la Salud Sexual e ITG.

Ahora es el momento de incorporar nuevas estrategias preventivas que han demostrado sobradamente su eficacia, así como replantear el abordaje psicosocial de las poblaciones más vulnerables. Si queremos reducir las más de 3.000 nuevas infecciones que se dan año tras año en nuestro país, debemos entender de dónde venimos: en 1991 fuimos el segundo país europeo que registró más casos de sida, en 2001 el primero y desde entonces seguimos teniendo un retraso diagnóstico intolerable de casi el 50%. Si no hay un compromiso firme por parte de todos los actores implicados en poner en marcha las estrategias disponibles, jamás conseguiremos frenar la epidemia en nuestro país ni el estigma que lleva asociado. Teniendo en cuenta que, de los tres principales objetivos propuestos por ONUSIDA para 2020 (90% personas con VIH diagnosticadas, 90% en tratamiento antirretroviral y 90% con carga viral suprimida), ya cumplimos con dos de ellos, no avanzar por este camino sería desperdiciar 38 años de recursos científicos, sociales y económicos.

Debemos tomar las buenas prácticas de otros países como Francia o Inglaterra, que han implementado la PrEP desde hace años y han demostrado su eficacia en la disminución de infecciones por VIH.

En todo este proceso, los informes de vigilancia epidemiológica muestran que hay personas que deberían poderse beneficiar de la PrEP como herramienta preventiva y cuyas prácticas sexuales justifican su uso para prevenir la infección por el VIH. Y es aquí, donde volvemos a errar a la hora de implementar estrategias de prevención frente al VIH basadas en colectivos y no en prácticas de riesgo. Como consecuencia, no se han incluido en los criterios de acceso a la PrEP establecidos desde el Ministerio de Sanidad a mujeres, hombres transexuales y en general a todas aquellas personas que no pertenecen a la denominada “población vulnerable”.

Además, el hecho que hasta la fecha el único modo de acceso (de manera informal) a este tratamiento era autocosteándose y en vista de las características de los grupos poblaciones que tienen acceso a la PrEP, queda patente la fuerte desigualdad en el sistema de salud. La reticencia por parte del Gobierno de España a la implementación de esta estrategia a tiempo ha generado una desigualdad a la que se sigue enfrentado el colectivo de potenciales beneficiarias y beneficiarios en la mayor parte de las autonomías dada la desinformación existente en la principal ruta de acceso a los servicios de dispensación de PrEP: el ámbito de la atención primaria.

A estas alturas, la mayor reivindicación es implementarla como programa preventivo del VIH y otras ITG de manera integral al mismo nivel que el uso del preservativo, la prueba del VIH, la profilaxis post-exposición, lubricantes, pruebas y tratamiento de otras infecciones, la educación sexual y afectiva, seguimiento médico, social e incluso psicológico y, por supuesto, la reducción de riesgos en el consumo de sustancias, con fenómenos como el chemsex. La suma de todo ello nos permitirá establecer un nuevo paradigma en la atención de la salud sexual.

Pero, sobre todo, queda pendiente trabajar en dos frentes. El primero es seguir luchando contra el estigma, que ha retrasado el acceso a la pastilla preventiva del VIH muchos años y que sigue manteniendo en España una de las mayores tasas de nuevas infecciones de Europa. El segundo es garantizar la calidad de vida y los derechos de las personas con VIH así como de las comunidades más vulnerables.

Hasta que no afrontemos el estigma y la discriminación hacia las personas con VIH como pilar esencial de trabajo común de todos los agentes de respuesta, no seremos capaces de ver el final de esta epidemia ni de mejorar la calidad de vida de millones de personas.

c/ Cardenal Solís, 5 local 2 28012 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org