Síguenos en Instagram
Visita nuestro canal del Youtube
RSS de noticias de UNAD
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

Entidades de la Red UNAD |

"A veces rompemos techos de cristal y es ese pequeño granito de arena el que importa"

Àngels Guiteras, gerente de la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD-ONG), ha sido noticia tras conocer su aparición en el ranking top100 de mujeres emprendedoras sociales en Europa. Esta iniciativa celebra el papel de la mujer en el sector de las empresas sociales para impulsar un cambio positivo en la sociedad, un cambio al que Àngels lleva media vida contribuyendo.

¿Recuerdas cómo empezaste?

Yo siempre he estado en contacto con las drogodependencias a través de la terapia, donde comencé mi vida profesional a principios de los 80. Después decidimos dar respuesta a las diferentes necesidades de las personas que venían con un problema de adicciones: mujeres embarazadas, familias del entorno que necesitaban atención específica, la inserción laboral o las necesidades del ámbito justicia. Queríamos estar en esos momentos en los que la persona con adicciones necesitaba ayuda y también a lo largo de su vida.

Con nuestra mirada y esa mochila de las drogodependencias hemos ido dedicándonos a la atención de las personas con distintas vulnerabilidades, desde la prestación de servicios hasta la defensa de sus derechos.

Dentro de nuestro afán de emprendimiento también decidimos internacionalizarnos. No era fácil, pero sí muy apasionante, porque esto permitió conectar con otras organizaciones, otras miradas y otras maneras de hacer compartiendo metodologías.

Felisa (Pérez, presidenta de ABD-ONG), las personas que forman ABD y yo, hemos formado parte del emprendimiento social dentro de este tercer sector y siempre más allá de nuestra organización implicándonos en plataformas, como en UNAD o en la Taula del Tercer Sector de Cataluña.

¿Qué significa para ti este reconocimiento?

Me hizo mucha ilusión que me propusieran estar en esta lista. De alguna manera es un reconocimiento hacia el trabajo que hacen todas las mujeres (y hombres) en ABD. También es un reconocimiento a lo que aporta una entidad como la nuestra desde el tercer sector social. Esto es muy necesario, no solo como mujeres, sino como sector.

El esfuerzo se ve reconocido y a través de esta puesta en valor también se empodera a la organización e incluso a otras mujeres. A veces rompemos techos de cristal que ayudan a que se resquebrajen otros muchos y es ese pequeño granito de arena el que importa.

Y más que para mí misma, es más importante esa fuerza que transmitimos a las mujeres a nivel comunicativo en el 8M y con la publicación de listas como esta. Gracias a ello, estoy conectando con otras mujeres que han aparecido en la lista para seguir estableciendo vínculos. Es como un dominó que va multiplicando positivamente para todas y todos. Para mí, mis triunfos y mis logros dentro del feminismo están enfocados al conjunto, a hombres y a mujeres.

¿Qué es lo más gratificante de trabajar en este sector?

Todo. Desde los sufrimientos y las dificultades, hasta las cosas que no van saliendo bien. Yo empecé a los 23 años en el sector y llevo 40 años de satisfacciones. Incluso en las cosas difíciles tienes la satisfacción de ir avanzando. Yo comparto los objetivos laborales con unos objetivos de valores personales y es como si no estuviera trabajando.

Hemos conseguido trabajar con otros, intentar tener una entidad con impacto social aunque sea pequeño y nos falta mucho como tercer sector, como ese reconocimiento. Cada historia que he tenido la oportunidad de escuchar es un regalo y siempre me han gustado las zonas que no son de confort, lo disfruto. El tercer sector a mi me lo ha dado todo y yo intento dárselo todo.

¿Cuál es la asignatura pendiente hacia las mujeres que trabajan en lo social?

Hay varias. El tercer sector es un sector feminizado, la base social es de mujeres. Pero eso no quiere decir que sea un sector igualitario. Aún hay muchas organizaciones que el tema de la paridad no está reflejado en presidencias o altos cargos. En los temas de conciliación familiar o en el papel de las mismas mujeres, tenemos que hacer autocrítica y ver en todo aquello en lo que tenemos que cambiar. Una de las cosas más importantes es que las mujeres podamos decidir, tener hijos o no tenerlos, trabajar mas o menos, tenemos que poder decidir. A veces en el tercer sector hay muchas mujeres con trabajos complementarios, nos falta mucho recorrido. Solo podemos cambiarlo nosotras, no nos lo cambiarán.         

 

c/ Cardenal Solís, 5 local 2 28012 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org